La «VIDA» de un positivo

Nunca olvidaré ese día…estaba mojado, tenía frío,miedo, hambre; pero tuve suerte y logré cobijarme bajo un coche recién aparcado que me daba algo de calor.

Ya estaba rendido, me fallaban las fuerzas y no podía más,pero de pronto unas manos cálidas me sacaron de allí abajo. Una chica me envolvió en una mantita y me metió en un coche.

Me llevó hasta una clínica, yo estaba tranquilo, confiado, aquellas manos cálidas me habían sacado de la calle, no había nada que temer. Un señor con bata me dio de comer, tenía mucha hambre y devoraba aquella lata tan rica que me puso delante.

Ese señor empezó a revisarme, decía que estaba muy resfriado pero que no era grave, que me pondría bien y sería un gato precioso una vez recuperado, aquella chica me arropaba con la mantita y me apretaba fuerte contra su pecho, por primera vez en mucho tiempo sentí cariño, calor humano…no podía creerlo, de nuevo alguien me quería y me cuidaba.

Me sacaron sangre, y echaron unas gotitas en ese cacharrito blanco que llamaban test. Pasaron 10 minutos y solo escuché

_Es POSITIVO.

Mientras yo seguía comiendo y sintiéndome afortunado de estar por fin a salvo. De pronto la mirada cálida de esa chica cambió, me miró y sentí miedo, sentía que había dejado de importarle, que me despreciaba, pero no podía ser…me había sacado de la calle, no iban a hacerme daño ¡¡¡¡Era imposible!!!!

Intenté ronronear lo más fuerte posible para agradecerle suayuda, le daba con la cabeza en su brazo todo lo fuerte que mi cuerpo lo permitía, pero ella no se inmutaba y me quitó la mantita. Me quedé sentado en aquella fría mesa mientras ella sacaba su teléfono y le decía a alguien… _Nada, es positivo.

Salió de la habitación con la mantita y me dejó allí solo,con ese señor con bata que me había ofrecido una latita, pero no me importaba,confiaba en el , me había dado de comer y me había sacado sangre sin hacerme daño, ¿Qué mal podría hacerme?

Otra vez vino hacia mi con una jeringuilla, me inyectó algo que me hizo temblar por unos segundos, cerré los ojos, de pronto ya no podía respirar, mi cuerpo no me respondía, quería gritar, despertarme, quería VIVIR ,pero en vez de eso, caí de golpe sobre aquella mesa que ya no tenía ni una triste mantita para hacerme más fácil aquel camino tan difícil…toda mi vida pasaba ante mis ojos, unos ojos que se estaban cerrando para siempre

Recordé días felices, en los que mi madre me protegía, recordé también como metían a algunos de mis hermanos en un saco y los separaban de nosotros, como me arrancaban de la protección de mi madre y me regalaban a unos vecinos, como me asomaba por la ventana de la familia que vivía conmigo para ver aquellas gatas tan guapas, yo era un macho muy apuesto y estaba deseando buscar novia; recordé como caí por ese enorme balcón, como me arrastraba por la acera sintiendo dolor, como cojeaba después; intentando buscarme la vida desesperadamente mientras los gatos callejeros me perseguían y me acosaban. Recordé también aquel enorme gato rubio con quien luché por aquella gata tan femenina…recordé incluso aquellas manos cálidas, que pensé que me protegerían y que me arrebataron lo único que era mio…MI VIDA

¿¿Te gustan los gatos??


LOS GATOS POSITIVOS TAMBIÉN SON GATOS: Protégelos, no les jodas la vida

1689953_10201707658918773_422654786_n

FDO: Cristina Sánchez Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *